25 AÑOS DE JUCAR QUE SE CELEBRARON EN OSUNA

Hola a Todos

Todo comenzó allá por 1988. El Padre Jose Ramón Medina fue trasladado de Antequera a otro lugar, dejándonos un profundo hueco difícil de rellenar. Cursábamos 8º de la extinta E.G.B. y ese curso aparecieron por el colegio Nuestra Señora del Carmen de Antequera, para sustituir al Padre Medina, dos frailes que se llamaban igual: Antonio. El más joven, el Padre Antonio Jiménez, ese mismo año se ordenó como sacerdote y ambos junto con Fray Tomás y el Padre Fernando Lázaro se encargaron, y hoy siguen encargándose, del nacimiento, desarrollo y crecimiento de JUCAR Antequera.

Justo ese año se formaba allí en Antequera el primer grupo JUCAR, cuyos integrantes acababan de abandonar nuestro colegio para seguir sus estudios en el instituto. Sus vivencias y experiencias fueron determinantes para que a nosotros, también nos entrara el “gusanillo” de JUCAR.

En el colegio la catequesis era para todos nosotros una reunión más relajada que la asignatura de Religion, en la que con juegos, historias y oraciones nos íbamos acercando cada vez más a conocer a JESUS y el carisma CARMELITA. Primero preparándonos para la primera comunión, luego el P. José Ramón Medina nos condujo por la senda de la FE en catequesis post-comunion y a continuación nos fuimos encaminando hacia la preparación de la Confirmación, con Fray Antonio y P. Antonio Jiménez. Pero la explosión personal y como grupo, sintiendo la fuerza de Cristo, fue después de la Confirmación.

Es en ese momento cuando se incorporan a nuestro grupo nuevos jóvenes que, ilusionados y un tanto hipnotizados por lo que los demás transmitíamos, sienten la curiosidad de probar e integrarse en nuestras reuniones y finalmente todos quedan atrapados por el carisma CARMELITA

Durante la semana todos esperábamos con ganas e ilusión a que llegara el viernes por la tarde. Era ese el momento reservado de la semana para volver a vernos y reunirnos en nuestro colegio, y así compartir y hacer partícipes al resto, de las alegrías y las pena,s que los demás asumíamos como nuestras. Formamos una amistad con mayúsculas. Todo en nuestra vida gira en torno a JUCAR; de forma natural creamos un grupo de personas o mejor dicho, Cristo eligió a un grupo de personas con diferentes valores (y también con sus defectos) para crear la base de nuestra vida con la espiritualidad del Carmelo y la presencia constante de nuestra Madre María.

Grandes proyectos en distintos puntos de la geografía necesitaron de toda la familia CARMELITA para llevarse a cabo y hubo que recaudar dinero para ellos. Desde Antequera no dudamos en ponernos manos a la obra y los Padres Carmelitas contaron con nuestra ayuda, y la de los grupos más pequeños, para celebrar fiestas en el patio del colegio, echando una mano a montar, servir, cocinar, desmontar y limpiar (aunque esto menos). También para recaudar dinero llegamos a disfrazamos y creamos una chirigota que nos llevó bastantes tardes el aprendernos las letras.

En definitiva, empezamos a vivir como una pequeña comunidad, donde nuestro objetivo era luchar por extender los valores cristianos a todos nuestros ámbitos de actuación (instituto, familia, amigos, universidad,…). Ya en este tiempo se incorpora a nuestras vidas como monitor también P. Fernando Lázaro, y tiempo después el P. Román con los cuales (asi como con todos nuestros anteriores monitores-catequistas) vivimos nuevas experiencias.

Pero toda vida cristiana tiene que estar vinculada a la Eucaristia, y la de los sábados por la tarde en la iglesia de La Encarnación eran y siguen siendo las mejores. Cada sábado se turnan el Padre Fernando y el Padre Antonio para celebrarlas. Son eucaristías dirigidas a la juventud, donde los jóvenes tienen algún papel durante la misma: unos cantan, otros tocan la guitarra, otros leen, otros son monaguillos,….. en definitiva allí todos somos importantes. Siempre guardaremos en nuestra retina la imagen que cada sábado se repite: todos los jóvenes reunidos en torno al altar, cogidos de la mano, para rezar el Padre Nuestro…… Eso si es AMOR.

Pero sin duda ninguna, la experiencia que mayor calado ha dejado en nuestras vidas año tras año ha sido: LA PASCUA CRISTIANA, en la cual Cristo nos transmitía tal fuerza, que nos sentíamos capaces de mover el mundo.

Nos  vienen a la memoria infinidad de momentos divertidos y entrañables de todas estas vivencias, entre ellas destacamos :

·         El pan con chocolate de las meriendas

·         Las noches de vigilia pascual en la azotea del convento de Osuna.

·         Las brigadas Júcar que actuaban por la noche en los dormitorios.

·         Las canciones improvisadas en el patio y los pasillos

·         aquellas comidas  comunitarias, en las cuales P. Fernando Lázaro utilizaba el palo de un cepillo para mover los macarrones o lentejas.

·         como conocimos a nuestro gran Fernando Mc-Gyver, que descendió por la pared exterior de los dormitorios de la tercera planta para poder llegar a su saco de dormir, ya que lo habían encerrado en el balcón

·         ¿tu de que grupo eres del azul o del amarillo?, para la asignación de grupos de trabajo y talleres.

Y lo más importante:

·         La Unión y Fraternidad, el encuentro de Madrid-Antequera-Osuna en el patio principal del convento, el jueves Santo por la mañana.

·         El día del Amor Fraterno, el momento del lavado de piés.

·         La adoración a la Cruz

·         Las dinámicas de grupo el Sábado por la mañana, la reflexión ante la muerte de Cristo

·         Y POR SUPUESTO LA VIGILIA PASCUAL

Pero ante todo, y aunque fuera el peor momento, cuando nos despedíamos y sentíamos, al abrazarnos, como latía a 200 por hora dentro del pecho de un hermano, que Dios estaba entre nosotros y que cada uno debía transmitir su amor allí donde fuera su lugar de destino: Osuna, Sevilla, Antequera, Villalba del Alcor, Granada, Madrid Misterios, Madrid Begoña….

Bueno, nos vamos a presentar: somos Ana, José Luis, David, Paco Mari, Jorge Varo y Javi, estamos aquí en representación del Grupo Jucar de Antequera, al cual pertenecemos orgullosos, desde sus inicios y decimos pertenecemos porque la espiritualidad de María y del Carmelo está y estará impregnada en nuestro corazón y en nuestra vida diaria hasta el fin de nuestros días.

Fue para todos una grata noticia, conocer la celebración de este 25 Aniversario, ya que actualmente cada uno vive la espiritualidad cristiana y carmelita a su manera, en distintas zonas geográficas e intentando transmitir los valores de JUCAR en los diferentes ámbitos de la sociedad en las que nos movemos. Pero sin embargo seguimos conservando una unión interna que es muy difícil de romper, ya que Jucar quedó impreso en nuestro corazón y nuestra alma. Desgraciadamente aquí hoy no hemos podido venir todos los que conformábamos el grupo, pero podeis creernos si os decimos que al año nos reunimos varias veces y no perdemos el contacto.

Nos sentimos orgullosos de haber podido tener la oportunidad y haber dado el paso de formar parte, de ser miembros, de esta gran familia, de que Cristo llegara a nuestras vidas con esta fuerza y que nos marcara el camino a seguir, acompañados de todos vosotros. A su vez nos sentimos como grupo referencia en Antequera, por haber vivido y transmitido en nuestras vivencias, experiencias y valores cristianos, siendo ejemplo para los grupos que precedíamos.

Le damos Gracias a Dios, por todo lo que nos ha entregado, todas las experiencias vividas, por la vida, padres, esposos, esposas, familiares, amigos y por habernos elegido para ser parte de su proyecto de vida cristiana dentro de JUCAR.

                                                                                                                     Grupo Jucar Antequera                                                                                                                                                            25 Aniversario

Comments